Política de cookies

Este sitio usa cookies para almacenar información necesaria.
Leer nuestra política
¿Aceptas nuestra política?

Asprometal

Imagen.

Cepsa traslada las instalaciones de la refinería de Tenerife desde la capital al sur de la isla

La Autoridad portuaria de Santa Cruz de Tenerife ha otorgado a Cepsa una concesión de 120.632 metros cuadrados en el puerto de Granadilla para que traslade allí las instalaciones que mantiene en su antigua refinería, en la capital de la isla. Puertos del Estado invertirá 71 millones de euros para habilitar el nuevo emplazamiento.

La concesión, con una duración de 35 años, le permitirá a la empresa dirigida por Philippe Boisseau construir una factoría para el almacenamiento y abastecimiento de combustible de aviación, para actividad de bunker y para almacenar reservas estratégicas.

La petrolera alcanzó un acuerdo en 2018 con el Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife para reconvertir los terrenos de su histórica refinería -la primera de España, puesta en marcha en 1930- e integrarlos en el casco urbano.

Ahora Cepsa ha contado con la ayuda de la Autoridad portuaria para trasladar sus actividades, ya que va a invertir 71,1 millones, según ha señalado Carlos González, presidente de Puertos de Tenerife: "ha sido posible gracias a las previsiones de reserva de suelo realizadas en Granadilla, siendo definitoria nuestra apuesta por la nueva dársena con 33,4 millones consignados para 2021 y 37,7 para 2022".

 

Doce meses para presentar el proyecto

Cepsa tiene 12 meses para presentar un proyecto completo y ejecutarlo en un máximo de 20 meses. Ya se sabe que la nueva planta de almacenamiento se alzará en una superficie de 118.451,4 metros cuadrados, las canalizaciones en superficie alcanzarán los 1.692 metros y las subterráneas se desarrollarán en 488,83 metros cuadrados.

Cepsa es la principal distribuidora y comercializadora energética de Canarias. Mantiene más de 500 empleos directos y cubre en torno al 68% de las necesidades energéticas de las Islas, con combustibles de automoción, aviación y marinos, así como para electricidad.

Fuente: www.eleconomista.es