Política de cookies

Este sitio usa cookies para almacenar información necesaria.
Leer nuestra política
¿Aceptas nuestra política?

Asprometal

Imagen.

La Audiencia Nacional tumba el ERTE de Arcelor

La Sala de lo Social de la Audiencia Nacional ha decidido estimar la demanda presentada por los sindicatos a nivel nacional contra el ERTE aplicado por Arcelor desde el pasado mes de mayo. La sentencia, contra la que cabe recurso de casación ante el Tribunal Supremo, declara «nula» la decisión de la compañía y condena a la multinacional «a reponer a los trabajadores en la situación anterior».

El fallo sume en incertidumbre las regulaciones que está llevando a cabo la empresa este año y que la parte social había considerado excesivas e indiscriminadas.

Los servicios jurídicos estudian ahora la incidencia que podría tener la sentencia de hacerse firme, ya que podría implicar regresar al ERTE anterior, con mejores condiciones -se complementaban los sueldos hasta el 90%-, o incluso que la compañía tuviera que pagar la integridad de los salarios de los 9.000 trabajadores afectados en toda España, unos 5.500 en Asturias. En ambos casos se trataría de varios millones de euros.

La multinacional ya ha anunciado que recurrirá el fallo, puesto que no comparte sus razonamientos. La sentencia concluye que el grupo, que al inicio de la pandemia tenía un ERTE en vigor, alega junto a las causas productivas causas económicas, para lo cual no tiene en cuenta los resultados positivos de dos sociedades que lo integran y que promueven el ERTE. La Sala aprecia, además, falta de documentación e información, mala fe patronal y fraude. No se aprecia, sin embargo, vulneración del derecho de libertad sindical denunciado por el sindicato vasco ELA.

Arcelor ha trasladado también que seguirá aplicando el ERTE en sus condiciones actuales, hasta que no haya una sentencia firme, al menos hasta el 31 de diciembre, fecha hasta la que estaría vigente.

El expediente de regulación actual y que ahora tumba la Audiencia Nacional incluye un complemento de hasta el 75% del salario bruto y el 100% de las pagas y las vacaciones, pero es muy inferior al que se fue prorrogando desde 2009 que incrementaba el complemento por encima del 90%. La compañía decidió en su momento y de forma unilateral aplicar un ERTE que solo llegaba al 65% del salario. Frente a las protestas sindicales accedió a elevarlo al 75% si los sindicatos garantizaban la paz social. Cesaron las movilizaciones, pero a nivel nacional se continuó con la demanda judicial que ahora da la razón a la parte social.

Fuente: www.elcomercio.es