Política de cookies

Este sitio usa cookies para almacenar información necesaria.
Leer nuestra política
¿Aceptas nuestra política?

Asprometal

Imagen.

Aplazado el cierre de Airbus Puerto Real que alarga su agonía pero mantendrá el empleo

La dirección de Airbus ha comunicado este miércoles al Comité Europeo de la compañía su decisión de tomar un tiempo muerto para analizar con más detalle el futuro de la factoría de Airbus de Puerto Real. Estaba previsto que la empresa anunciara este miércoles el cierre de las instalaciones al quedar fuera del marco estratégico de la compañía. De hecho, la plantilla ha optado por desconvocar el encierro anunciado ante las noticias esperanzadoras que vienen de Toulouse.

La desaparición del programa del superjumbo A380 en 2019, uno de los pilares de la planta gaditana, la dejaron muy tocada. De hecho, Michael Schöllhorn, (Chief Operating Officer) en una visita a la Bahía señaló la necesidad de aplicar un plan industrial para la planta. Posteriormente, en frebreo de este año reconoció la inviabilidad de la factoría y el pasado 7 abril hubo una reunión con el responsable de Operaciones de la división civil de Airbus, Michael Schöllhorn, (Chief Operating Officer) y con el director de recursos Humanos en España, Antonio Lasaga, para analizar las expectativas que pesan sobre la factoría gaditana. De nuevo Schöllhorn anunció que la planta era inviable y la decisión de cierre ya estaba tomada, solo faltaba su ejecución de la forma más tranquila y pacífica.

 

Esta cascada de declaraciones de uno de los máximos responsable de Airbus es lo que ha llevado a una movilización general en la Bahía de Cádiz en favor de la planta y de su industria auxiliar. El comité de empresa de la factoría puertorrealeña, de la división civil, y el de la planta de El Puerto, de la división militar, organizaron desde antes de Semana Santa un calendario de movilizaciones con encierros, manifestaciones y concentraciones. Al margen, se ha llevado a cabo un importante trabajo de reacción política e institucional que culminó el pasado lunes 19 de abril con la firma de un manifiesto conjunto por parte de Gobierno Central, Junta, sindicatos y alcaldes de la Bahía contra el cierre de la planta.

Una tregua

Mientras tanto, el Gobierno central ha seguido negociando con Airbus el futuro industrial del polo aeronáutico andaluz, con especial incidencia en la factoría de Puerto real. El empleo ha sido la clave de estas negociaciones. Distintas fuentes consultadas por A VOZ han destacado que la reunión del Comité Europeo con la empresa ha optado por una tregua hasta después de mayo para decidir qué hacer con Puerto Real.

Cabe recordar que Airbus ha invertido 400 millones en su planta de Getafe para convertirla en la tercera más grande de su organigrama junto con la de Toulouse y Hamburgo. Esta inversión dejó en fuera de juego a Puerto Real, que ha buscado sin éxito carga de trabajo y apoyo económico de la empresa para sobrevivir.

Airbus cuenta con cuatro plantas en Andalucía, dos de ellas en Sevilla (San Pablo y Tablada), centradas en la rama militar, cuyo máximo exponente es la línea de ensamblaje final del avión de transporte militar europeo A400M. Actualmente, trabajan en estas factorías unos 4.600 empleados, 2.600 puestos directos y 2.000 de subcontratas.

Además, en Cádiz cuenta con otras dos factorías: el CBC (Centro Bahía de Cádiz) situado en El Puerto de Santa María, también dependiente de la división de Defensa y Espacio de Airbus, con otros 800 empleados aproximadamente, la mitad de ellos de subcontratas, y la factoría de Puerto Real.

Esta última fue inaugurada hace 32 años, en octubre de 1988 como respuesta a la falta de espacio de la antigua fábrica de CASA en Los Puntales. Al contrario que otras plantas, está adscrita a la división de Operaciones, dedicada a la construcción de aviones civiles. De hecho, en estas más de tres décadas ha experimentado diversas transformaciones para especializarse en la fabricación de grandes piezas de enormes aeronaves como el A380 o el A350.

Es precisamente la cancelación en el año 2019 del programa del A380 lo que ha dado la puntilla a la planta portorrealeña. Durante los últimos años, tanto la norteamericana Boeing como la europea Airbus apostaron por los grandes aparatos, con el 747 en el caso de EEUU, y con el europeo A380 o 'Superjumbo'. Este último se convirtió en el avión comercial más grande del mundo.

LA VOZ pudo confirmar en su momento que la hoja de ruta marcada por Airbus para las instalaciones de Puerto Real pasaba, primeramente, por un desvío de dos de sus tres líneas de producción a la factoría de Getafe. Se trata de las líneas del A350 y del A330. La fábrica gaditana se encarga de la fabricación de los estabilizadores de ambos modelos de avión que, precisamente, se ensamblan en la planta madrileña. La tercera línea de producción activa, la del A320, sería absorbida por la factoría de Airbus de El Puerto de Santa María, ubicada en el polígono Tecnobahía.

Traslados

En relación a la plantilla, unos 300 trabajadores, Airbus ofrecerá la posibilidad de traslados al resto de plantas españolas, incluidas las de Sevilla y El Puerto, aunque hay un excedente de plantilla en estos momentos de más de cien empleados. El número que quedará tras las salidas voluntarias y las prejubilaciones será de unos 280. De hecho, no hay que olvidar que a finales del pasado enero, Airbus anunció el traslado de 50 montadores de la planta puertorrealeña a la de San Pablo en Sevilla.

El impacto, por tanto, del coronavirus ha sido letal para el gigante de la aviación en Europa que, en los primeros seis meses de 2020, perdió 1.919 millones de euros. Esta situación llevó a la dirección a establecer en abril del año pasado un plan de restructuración que se ha ido aquilatando hasta que el pasado junio se fijó la hoja de ruta definitiva a seguir tanto en su división civil como en la de defensa, a la que pertenece la planta de El Puerto y las factorías de sevillanas de San Pablo y Tablada. De esta forma, la compañía ha realizado una provisión de 1.200 millones de euros a cuenta del plan de reestructuración que, según el diseño presentado a finales de junio, supondría la reducción de su plantilla mundial en 15.000 trabajadores de un total de 134.000 en la actualidad.

Este plan incluía 900 despidos en España, de los que 151 correspondían a la planta de Puerto Real y 135 a la factoría portuense, sin embargo, este plan se frenó en octubre al llegar a un acuerdo la empresa con CC OO, que lidera el comité Intercentros, para cambiar medidas traumáticas por medidas más suaves. Así se estableció un cupo para salidas pactadas, bajas incentivadas y excedencias. Los cálculos no han salido ya que el excedente de mano de obra calculado por Airbus no se ha resuelto. Con las bajas incentivadas solo han salido un centenar de trabajadores de las dos plantas gaditanas. Queda otro centenar sobrante.

En el contexto general, la división civil de la compañía, a la que pertenecen las plantas de Getafe (Madrid), Illescas (Toledo) y Puerto Real (Cádiz), es la que presenta un panorama laboral más complicado, ya que las empresas de vuelos domésticos han cancelado pedidos y han recortado sus previsiones de inversión a corto y medio plazo en lo que se refiere a renovación de flota.

La factoría gaditana mantiene activos, en estos momentos, solo tres programas aeronáuticos, es decir, la construcción de los estabilizadores de cola de los modelos A350, A320 y A330. La cancelación definitiva del superjumbo A380 dejó a la planta puertorrealeña sin una de sus líneas de producción más representativas que, pese a todo, no ha sido sustituida por ningún nuevo programa. Más de 12.000 metros cuadrados de la planta se encuentran vacíos.

La voz de alarma saltó en la factoría de Puerto Real cuando se comprobó que la dirección de Airbus había invertido 60 millones de euros en la implantación de una nueva línea de montaje en la planta francesa de Saint Nazaire para el A321. Curiosamente, el final del programa A380 dejó libre espacio en la citada planta francesa, que cuenta con 3.200 empleados. Ya están operativas cuatro líneas de montaje de los fuselajes A320 y A321. Una quinta línea aumentará la tasa de producción hasta 90 aviones al mes. Esta maniobra es la que soliviantó a la plantilla de Puerto Real.

La sombra del cierre ha pesado sobre Puerto Real con insistencia durante los últimos diez años y algunos de los ejecutivos de la compañía se han encargado de dar rienda suelta.

Fuente: www.lavozdigital.es