Política de cookies

Este sitio usa cookies para almacenar información necesaria.
Leer nuestra política
¿Aceptas nuestra política?

Asprometal

Imagen.

Galicia opta a ser la única zona del país que fabrica e instala parques flotantes

Sobre el cielo de Navantia Fene se alzan las primeras estructuras que sustentarán los aerogeneradores del parque eólico marino con el que Iberdrola se estrenará en este mercado en Francia. La eléctrica adentró hace ya casi siete años al naval ferrolano en este sector, al que ha encargado desde entonces tres contratos para la fabricación de estructuras para sus recintos en Reino Unido y Alemania. Ahora, si se cumplen sus previsiones, dará un salto exponencial en este mismo sector en Galicia, con la ubicación, en aguas de la costa ortegana y de A Mariña lucense, de dos parques flotantes.

Galicia ya es líder -a través de Navantia- en la fabricación de estructuras para recintos flotantes, y ahora aspira a instalarlos también. Iberdrola ha iniciado ante el Ministerio de Transición Energética los trámites para la evaluación ambiental de los dos parques: el bautizado como San Brandán estaría ubicado a 12 kilómetros de la línea de tierra, en el oeste de cabo Ortegal, mientras que al este de este mismo cabo, y a 13,5 kilómetros de distancia, se instalaría el de San Cibrao. Cada uno de los mismos tendría una potencia de 490 megavatios, que generarían 34 aerogeneradores, anclados a plataformas flotantes de entre 100 y 200 metros de profundidad.

No obstante, para materializar esta inversión aún resta un largo camino en la tramitación. En estos momentos en España solo podrían instalarse parques marinos de hasta 50 megavatios de capacidad. El Gobierno cuenta con una hoja de ruta para impulsar la eólica marina en el país, pero hasta el momento no se han cumplido las previsiones de los últimos años. Así, en primer lugar tiene que aprobar los Planes de Ordenación del Espacio Marino, (POEM), en donde se delimitarán las ubicaciones más idóneas para la instalación de este tipo de granjas. Tanto por parte de la administración como de los promotores se da por seguro que Galicia será una de las zonas principales para acoger este tipo de recintos, debido a la calidad de sus vientos. Inicialmente estaba previsto que esos planes estuviesen terminados el pasado 31 de marzo, pero no ha sido así, y algunas fuentes del sector sitúan este hito a finales del segundo trimestre del año.

Posteriormente, el Gobierno central tendrá que convocar las subastas para la adjudicación de la potencia, y ahí entrarán los promotores a competir por hacerse con el mejor reparto.

Iberdrola es la compañía española que cuenta con una mayor presencia en la eólica marina europea, y ya ha dado el salto a Estados Unidos y a Japón, pero otras empresas también han lanzado proyectos para hacerse con un trozo de la tarta, cuando la regulación esté despejada a nivel nacional. Greenalia, que está desarrollando proyectos de este mercado en aguas canarias, y más recientemente Reganosa, también han manifestado su interés por ser actores en este ámbito concreto de las renovables

 

Fuente: La Voz de Galicia