Política de cookies

Este sitio usa cookies para almacenar información necesaria.
Leer nuestra política
¿Aceptas nuestra política?

Asprometal

Imagen.

La desaladora más grande del mundo se instalará en el entorno de Escombreras y costará 2.000 M€

El histórico y creciente déficit de agua con el que cuentan los regantes y empresarios del sector agrícola en la Región de Murcia tiene los días contados. Una nueva desaladora, que se convertirá en la más grande del mundo, abastecerá a la agricultura de la Cuenca del Segura con un precio por metro cúbico competitivo.

 

Para llevar a cabo esta instalación, que será una realidad gracias a la iniciativa privada de la empresa Vols-Partners S.L., se realizará una inversión de unos 2.000 millones de euros para su construcción en las inmediaciones del Valle de Escombreras, en una superficie cercana a las 27 hectáreas y con capacidad para desalar 1.215.000 m3 al día para un total de 400 hectómetros cúbicos anuales. Todo ello, equipado con un inmisario y emisario propios, que permitirán recoger y devolver grandes cantidades de agua al mar.

 

Paliar la carencia de agua

 

Los plazos para el inicio de la construcción aún están por determinar, a falta de contar con las pertinentes autorizaciones de las administraciones públicas. Desde la Confederación Hidrográfica del Segura (CHS), dependiente del Ministerio para la Transición Ecológica, que debe dar el visto bueno para el uso del agua desalada, hasta las diferentes áreas competentes de la Comunidad Autónoma de la Región de Murcia para asuntos de carácter medioambiental, como el vertido al mar, la declaración de impacto ambiental o todo lo relacionado con instalaciones y equipamiento eléctrico.

 

Una vez obtenidos los permisos y cuando se inicien los trabajos de construcción, el tiempo estimado para su finalización es de unos tres años.

 

En cualquier caso, subrayan fuentes cercanas al proyecto con las que ha podido contactar MurciaEconomía, esta nueva desaladora no pretende incentivar el cierre del Trasvase Tajo-Segura, sino paliar la carencia de agua para riego que actualmente existe en la Cuenca del Segura, que recibe la mitad de los cerca de 400 hectómetros cúbicos que necesita cada año.

 

Además, paliará las necesidades de multitud de agricultores que dependen de recursos de aguas subterráneas sobreexplotadas y que ven como una “espada de Damocles” el fin del plazo establecido en la Directiva Marco del Agua para clausurar los pozos y para los cuales no existe solución alternativa.

 

Con todo, este incremento en el volumen de agua conllevará un incremento en la producción agrícola de la Región y, en definitiva, un aumento considerable en su PIB (Producto Interior Bruto), resaltan las citadas fuentes.

 

Escaso impacto medioambiental

 

Para la elaboración del estudio previo, que cuenta con el visado del Colegio Oficial de Ingenieros Industriales, se ha consultado a las asociaciones regionales de ámbito medioambiental para valorar el posible impacto que esta macrodesaladora tendrá en el entorno natural.

 

El mismo, avala que dicho impacto será mínimo gracias a la ubicación escogida, en el entorno del Valle de Escombreras. Del mismo modo, para este trabajo se ha contado con la inestimable colaboración de expertos en la materia de la UMU (Universidad de Murcia).

 

La costa de Escombrera se caracteriza por la profundidad de sus fondos marinos, donde no se extienden praderas de posidonia, no existiendo así afección a este hábitat marino, de manera que el agua de rechazo se devolverá al mar sin generar alteraciones ambientales.

 

La energía necesaria para la producción de agua, que se estima en unos 1.700 Gwh anuales, procederá de instalaciones de generación de energía eléctrica de fuentes renovables con cero emisiones de CO2. Estas instalaciones no van a estar instaladas en el Valle de Escombreras, sino en otros emplazamientos más idóneos para la producción eléctrica.

 

Una capacidad de desalación nunca vista hasta ahora

 

Responsables del proyecto de la nueva desaladora confirman a MurciaEconomía que esta instalación cuenta con numerosas ventajas por su ubicación, tanto estructurales como medioambientales, al tiempo que supondrá un importante beneficio para el Mar Menor a medio y largo plazo, ya que, al aumentar considerablemente las cantidades de agua en circulación, el volumen de nitratos por metro cúbico se reducirá.

 

Por otro lado, la instalación será autosuficiente energéticamente, ya que se alimentará con una planta de energía renovable con autoconsumo al cien por cien que no estará ubicada en las inmediaciones, pero con la que se conectará sin ninguna complejidad.

 

Su capacidad de desalación será hasta veinte veces mayor que el de algunas desaladoras de la zona, como la de San Pedro del Pinatar y ampliamente más alta que la de otras instalaciones próximas, como las de Torrevieja, Águilas o Valdelentisco, con 80, 60 y 50 hectómetros cúbicos de capacidad, respectivamente.

 

Del mismo modo, su volumen de abastecimiento diario y anual también superará de forma importante al de las dos desaladoras más grandes actualmente en el mundo, las de Sorek y Ashod, ambas ubicadas en Israel.

 

Un grupo especializado en proyectos sociales y medioambientales

 

Tras este gran proyecto, que generará, de manera directa e indirecta, más de dos mil puestos de trabajo para su construcción y decenas para su mantenimiento, se encuentra el cartagenero José David Moreno Sánchez y la compañía Vols-Partners, especializada en proyectos de carácter social y medioambiental e integrada en un importante grupo empresarial y financiero internacional, el cual ha desarrollado grandes proyectos a escala mundial como la construcción de presas, la regeneración de lagos o la descontaminación de zonas que se han convertido en bellos parajes naturales.

 

Desde Vols-Partners S.L. sostienen que, en principio, no se cuenta con colaboración económica por parte de las administraciones públicas, por lo que se han iniciado contactos con diferentes fondos de inversión que estén interesados en formar parte en el proyecto para la construcción de la que será la mayor desaladora del mundo y que supondrá un importante hito para la agricultura y la economía de la Región.

 

Fuente: www.murciaeconomia.com