Política de cookies

Este sitio usa cookies para almacenar información necesaria.
Leer nuestra política
¿Aceptas nuestra política?

Asprometal

Imagen.

Los trabajadores salvan su propia empresa en Almendralejo

No es habitual, pero también hay finales felices en las empresas que pasan graves dificultades económicas. Es el caso de Nemoin, la empresa de calderería y fabricación de estructuras metálicas de Almendralejo, que dos años después de haber entrado en concurso de acreedores y haber despedido a 77 empleados ha recuperado su actividad con una nueva gestión. Lo ha hecho después de que un grupo trabajadores, liderado por un ingeniero emeritense, hayan logrado hacerse con la propiedad de la empresa en el concurso de acreedores.

En la sentencia dictada por el Juzgado de lo Mercantil de Badajoz número 1 este mes de noviembre que adjudica la venta de Nemoin a B4M Ingeniería y Construcción, ha pesado el hecho de que esta empresa tuviera alquilada las instalaciones desde hace más de un año y hubiera ya dado trabajo a muchos de sus antiguos empleados.

El ingeniero emeritense Antonio Gallego comenzó a gestionar la nueva empresa en las mismas instalaciones de Almendralejo con dos empleados, y en poco tiempo llegaron a los 24 contratados, todos ellos antiguos trabajadores. Ahora la idea es llegar a los 40 o 45 empleados, según señala a HOY Ramón Virués, responsable comercial de la firma.

Alegaciones

Pero antes de firmarse la adjudicación de la propiedad, el juzgado de lo Mercantil atendió las alegaciones, lo que ha motivado que rectificara la adjudicación inicial a una empresa catalana al examinar la diferencia sobre las dos ofertas presentadas al concurso de acreedores, según la sentencia.

El motivo es que, además de este grupo de antiguos trabajadores, optó al concurso una empresa catalana que pretendía quedarse con la maquinaria de Nemoin para sus instalaciones en esa comunidad autónoma.

La empresa Contratos y Diseños Industriales presentó la oferta económica más cuantiosa en la 'subastilla' convocada, ofreciendo 820.000 euros, el doble que la cantidad inicial por la que salió y sólo 10.000 euros más que la empresa extremeña.

Sudáfrica

Sin embargo, el juez ha tenido en cuenta en la resolución final que las ofertas solo difieren en 1, 22%, y que la empresa no tiene ninguna vinculación con Extremadura. Sobre todo, que quedó probado que la catalana adeuda a la concursada más de un millón de euros. A ello se suma que tuvo retenida maquinaria de la misma en Sudáfrica por importe de 658.970 euros, lo que fue señalada como una de las causas de la insolvencia de Nemoin. Además, como subcontrata, dejó de ejecutar una obra en Dubái, por importe de 4.350.000 euros, «que implicó la imposibilidad de obtener financiación para evitar el concurso y obtener un acuerdo de reestructuración», indica la sentencia.

En este sentido, el juez consideró que adjudicarle a la empresa catalana la antigua Nemoin suponía «respaldar actuaciones reprochables desde un punto de vista económico y empresarial, que crean un peligroso precedente. A ello se debe añadir que la ofertante reclama un crédito no probado contra la concursada, en un intento de no pagar lo debido», le reprocha en el fallo.

También ha tenido en cuenta las cartas de apoyo de la empresa pública Avante Extremadura y del Ayuntamiento de Almendralejo y de empresarios del sector de la región extremeña.

Los antiguos trabajadores de Nemoin han expresado, en palabras de Ramón Virués, su alegría por este desenlace. «Hemos intentado que esto no se cayera y que volviera a tener trabajo y haya puestos de trabajo».

Encargos

Durante este tiempo la nueva empresa ya ha llevado a cabo importantes trabajos encargados por grandes empresas como Elecnor en lugares como Gante (Bélgica), además de en España, en zonas como Salamanca o Sevilla en diversos encargos.

«Para nosotros lo más importante es que nuestros competidores del sector en Almendralejo nos han apoyado. Hemos seguido trabajando para Calprisa, Talleres Vaca o Transfinox y nos están apoyando y dando la posibilidad de continuar», apunta el responsable comercial.

También agradecen el apoyo de Antonio Gallego, «que haya apostado por nosotros y vaya a liderar este proyecto». También consideran fundamental el apoyo de Extremadura Avante y el plan de plan de viabilidad presentado y que pasa por potenciar los trabajos de taller de las instalaciones de Almendralejo.

En enero de 2020 esta empresa de Almendralejo saltó a las noticias regionales tras presentar un expediente de regulación de empleo ( ERE) con el objetivo de despedir a 77 de sus 82 trabajadores, que poco después se haría efectivo.

Entonces sólo 5 personas de la plantilla se quedaron. Nemoin nació en 1984 para el diseño y construcción de complejas estructuras metálicas.

Fuente: www.hoy.es