Política de cookies

Este sitio usa cookies para almacenar información necesaria.
Leer nuestra política
¿Aceptas nuestra política?

Asprometal

Imagen.

La refinería de A Coruña, un "polo multienergético" en un gran consorcio de hidrógeno verde

Repsol moldea el futuro de sus complejos industriales, entre los que se encuentra la refinería de A Coruña que, al igual que el resto de instalaciones de la multinacional, se convertirá en un «polo multienergético» dentro del mayor consorcio de hidrogeno verde de España: Shyne.

El proyecto Shyne (Spanish Hydrogen Network), integrado por 33 entidades de diferentes sectores, fue presentado ayer en Campus Repsol, sede de la compañía multienergética. Reúne a 22 empresas y 11 asociaciones, centros tecnológicos y universidades bajo el liderazgo de Repsol con el objetivo de promover proyectos de hidrógeno renovable en todos los ámbitos de la economía española y fomentar una descarbonización rápida y efectiva a través de este vector energético, que se postula como una de las claves de la transición energética.

Los proyectos que se agrupan en Shyne supondrán una inversión acumulada de 3.230 millones de euros, lo que permitirá poner en marcha distintas iniciativas de producción, distribución y uso de hidrógeno renovable en el sector industrial, en el transporte y en otras aplicaciones, así como para desarrollar tecnologías pioneras y acelerar de este modo los planes de despliegue de este gas. Se trata de un proyecto que en su conjunto espera generar más de 13.000 empleos.

Como socios colaboradores de los proyectos se encuentran 11 asociaciones, centros tecnológicos y universidades, entre los que se encuentra, el Centro Tecnológico de Automoción de Galicia (CTAG). Completan este consorcio 22 compañías de diferentes sectores, entre ellas la compañía pública Navantia.

Uso de hidrógeno verde para reducir la huella de carbono

En sus complejos industriales, como es la refinería gallega, Repsol ha indicado que «se conjugará la producción y el uso de este gas para transformarlo en productos de baja, nula e incluso negativa huella de carbono, como combustibles sostenibles y materiales para la construcción o la sanidad, entre otros».

Shyne aspira a ser un proyecto de referencia en Europa, vertebrador de nuevas oportunidades en toda la cadena de valor, a través de la colaboración entre compañías que persiguen un objetivo común, la descarbonización de su actividad, y que aúnan esfuerzos e inversión para conseguirlo. Para ello, el proyecto cuenta con seis socios promotores, además de Repsol. Todos son compañías punteras en sus sectores: Alsa, Bosch, CELSA Group, Enagás, Scania y Talgo.

Fuente: La Voz de Galicia