Política de cookies

Este sitio usa cookies para almacenar información necesaria.
Leer nuestra política
¿Aceptas nuestra política?

Asprometal

Imagen.

Cepsa da los primeros pasos para empezar a desmantelar la Refinería de Santa Cruz

La compañía Cepsa ha dado los primeros pasos para empezar a desmantelar la Refinería de Santa Cruz de Tenerife y poner en marcha el proyecto Santa Cruz Verde 2030, consensuado con las administraciones.

 

Este proceso, que consta de dos fases y se prevé culminar en ocho años, pasa por la ejecución de un nuevo Parque de Almacenamiento y Distribución de Combustible en el Puerto de Granadilla, para el que Cepsa ya tiene una concesión administrativa, cuyo proyecto y evaluación de impacto ambiental se someten a información pública tras haber sido publicado ayer en el Boletín Oficial de Canarias (BOC). Los interesados en presentar alegaciones tienen un mes de plazo para hacerlo.

“Es un paso más para que la refinería se desmantele y el proyecto Santa Cruz Verde 2030 se pueda desarrollar con una nueva ciudad, con nuevos servicios y con la expansión hacia el sur. El desmantelamiento de algunos tanques este año permitirá ver cómo quedará la orografía de ese terreno una vez que desaparezca esa industria”, declaró ayer el alcalde de Santa Cruz, José Manuel Bermúdez, tras haber sido consultado sobre este asunto.

La nueva instalación que se ubicará en Granadilla se debe ajustar a los planes de ordenación de la Isla. Albergará 13 tanques cilíndricos de eje vertical y diferentes volúmenes, agrupados en dos cubetos de retención y cuya distribución deberá cumplir con lo exigido en el Reglamento de instalaciones petrolíferas. Todos ellos permitirán almacenar un total de 125.000 metros cúbicos de hidrocarburos.

Ejecución de instalaciones auxiliares

Igualmente, la actuación contempla la ejecución de instalaciones auxiliares, bombas, filtros separadores, skids de aditivación y unidades de recuperación de vapores y la adaptación de la alineación del Dique Exterior del Puerto de Granadilla, al objeto de la recepción y suministro de productos petrolíferos, llevando a cabo para ello la instalación de líneas con la zona de atraque de buques.

El proceso de desmantelamiento está previsto que se realice en dos fases. La primera de ellas será el desmantelamiento en sí y la descontaminación de las unidades que están vacías y del subsuelo, y se terminará en 2025. La segunda será la reubicación en el puerto de Granadilla de las instalaciones que estén operativas y que se prevén culminar en 2030.

Fuente: www.elespanol.com