Asprometal

Imagen.

El Ministerio autoriza el mayor parque eólico de Cantabria con 105 MW

El proyecto del parque eólico de El Escudo ha obtenido la autorización administrativa del Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico (MITECO), según han confirmado fuentes del Gobierno de Cantabria.

De esta forma se completa la tramitación ambiental del parque que Biocantaber, la sociedad promotora de la que forman parte Iberdrola y el Banco Santander entre otras compañías, tiene previsto que esté acabado el próximo año.

El proyecto contempla una inversión de 120 millones de euros, de los cuales un 15 por ciento se destinan a medidas de protección ambiental y de patrimonio.

Se estima que el parque podría abastecer las necesidades de electricidad de 80.000 hogares produciendo anualmente 217.600 megavatios hora.

Y según sus promotores, el proyecto evitará la emisión de 79.380 toneladas por año de CO2, lo que equivale a la acción de la fotosíntesis de casi cuatro millones de árboles.

Tarifas especiales

El parque contará con 25 aerogeneradores con una potencia total de 105 megavatios, que se podría aumentar en 8 máquinas y 25 megavatios más si en cinco años se demuestra que no supone un impacto a la fauna de la zona, según detallo recientemente el consejero de Biocantaber, Agustín Valcarce.

El responsable de la empresa promotora destacó, además, que Biocantaber negociará con una empresa comercializadora de electricidad para ofrecer tarifas especiales de consumo eléctrico a los vecinos empadronados de los municipios afectados (Campoo de Yuso, San Miguel de Aguayo, Molledo y Luena).

Los descuentos serán mayores para las personas en riesgo de exclusión social de la comarca y también podrán beneficiarse las empresas que ya estén o quieran ubicarse en los esos ayuntamientos.

También aseguró que los promotores apuestan por trabajar con el territorio durante los 25 años de vida útil del parque y apuntó, entre otras medidas, la posibilidad de que la empresa contrate personal sociosanitario para atender a la población dependiente, así como profesionales de educación y ocio y tiempo libre que atiendan las necesidades de atención y apoyo escolar de los niños y jóvenes asentados en estas zonas rurales, y cree una bolsa de trabajo para los vecinos interesados en participar en las obras. 

Fuente: www.elperiodicodelaenergia.com