Política de cookies

Este sitio usa cookies para almacenar información necesaria.
Leer nuestra política
¿Aceptas nuestra política?

Asprometal

Imagen.

Abengoa gana un laudo en Polonia equivalente al 40% de su beneficio

Abengoa ha ganado el primer laudo por un problema derivado de su estrepitosa caída en preconcurso a final de 2015. La Cámara de Comercio de Varsovia le ha comunicado una resolución favorable, y firme, por importe de 78 millones en el contencioso que enfrentaba al grupo de ingeniería español con la empresa semipública polaca Tauron. El abandono de la construcción de una central de ciclo combinado (gas) de 450 megavatios generó esta pugna. Ahora Abengoa se anota en el beneficio bruto (ebitda) esos 78 millones, que equivalen al 40% del ebitda obtenido en 2018 (que fue de 188 millones).

Segunda noticia positiva así en una semana, tras lograr cerrar el pasado viernes el proceso de refinanciación de 3.000 millones, la segunda reestructuración de sus deudas desde 2015. La compañía ha incidido en un comunicado a la CNMV en que la resolución de la Cámara de Comercio polaca no admite recurso. Acogerse a la intermediación de este árbitro estaba recogido en el contrato rubricado entre las partes para que Abengoa construyera, operara y mantuviera la central durante 12 años por 380 millones de euros.

Además, Abengoa borra de su balance 108 millones de euros fruto de este pronunciamiento. La Cámara rechaza así los argumentos de Tauron, que resolvió anticipadamente el contrato a final de 2015 alegando retrasos. Reclamaba por su parte a Abengoa alrededor de 100 millones de euros. La firma española que preside Gonzalo Urquijo ganó este contrato en 2012 tras recurrir precisamente a esa misma Cámara de Comercio la adjudicación previa del mismo a Iberdrola.

En total, según datos de sus últimas cuentas anuales de 2018, Abengoa suma reclamaciones por unos 700 millones de euros en todo el mundo. De ellos, 450 millones proceden de un antiguo conflicto en Puerto Rico. El resto se ha sumado como consecuencia de la crisis vivida hace cuatro años. Las dos últimas reclamaciones las han presentado Exim Bank, por 75 millones de dólares, y el grupo israelí Dead Sea Works, por otros 74,2 millones de euros.

Junto a todo ello, la propia compañía ha logrado desactivar algún otro problema derivado de sus crisis negociando y sin llegar al final del proceso de reclamación. Es el caso de otra central de gas en Oregon (EEUU) que también vio paralizadas sus obras. El acuerdo a tres bandas entre el cliente, la eléctrica PGE, Abengoa y las aseguradoras Zurich y Liberty desactivó el caso.

Fuente: www.elconfidencial.com