Política de cookies

Este sitio usa cookies para almacenar información necesaria.
Leer nuestra política
¿Aceptas nuestra política?

Asprometal

Imagen.

Iberdrola adjudica a la avilesina Windar un contrato en EE UU por 100 millones . Suministrará 84 cimentaciones para el parque eólico marino de Viney

La colaboración entre Iberdrola y Windar suma y sigue. Avangrid, la filial americana de la energética que dirige José Ignacio Sánchez Galán, ha adjudicado a la compañía avilesina el suministro de las cimentaciones para su primer parque eólico marino en Estados Unidos. Se trata de un contrato que asciende a cerca de 100 millones de euros y que dará empleo a 400 personas de media con picos de ocupación de hasta de 500 profesionales. En total, se estiman unas 900.000 horas de trabajo.

El contrato, logrado en concurso por la compañía del Grupo Daniel Alonso, es una licitación internacional que incluye la fabricación, certificación, montaje, inspección, almacenamiento y suministro de elementos para 84 cimentaciones para el parque que promoverá Vineyard Wind -sociedad integrada por Avangrid Renewables y CIP- en la costa este de EE UU, en concreto en Massachusetts.

Esta es la tercera vez que Iberdrola elige a Windar Renovables como proveedor para una instalación de estas características, tras los trabajos desarrollados en Wikinger (350 MW, en el mar Báltico), con la fabricación y suministro de 32 pilotes, y el que ejecuta en la actualidad en el parque East Anglia One (714 MW), en aguas británicas del Mar del Norte, con 126 pilotes.

Vineyard Wind, que contará con 800 MW, representa el desembarco a gran escala de Iberdrola en este negocio en Estados Unidos y refuerza la apuesta de la energética por la innovación tecnológica. Además, representa un paso más en su proceso de transición hacia fuentes de generación limpias, que pasan también por el desmantelamiento de sus centrales térmicas de carbón, entre ellas la asturiana de Lada, cuyo permiso de cierre ya solicitó en noviembre de 2017.

La compañía de Sánchez Galán subraya, sin embargo, su labor como elemento tractor para otro tipo de compañías, como Windar, que de la mano de la filial de Iberdrola abordará este ambicioso proyecto en territorio estadounidense.

Experiencia

Iberdrola es una de las empresas que lideran la reconversión de la industria hacia infraestructuras energéticas limpias y se sirve, precisamente, de la experiencia de Windar en la fabricación de torres eólicas y su adaptación al medio marino, con construcciones y cimentaciones capaces de soportar aerogeneradores de gran tamaño para ello, un negocio en el que se introdujo en 2011 con la construcción de estructuras como pilotes y 'jackets', cimentaciones que, a varios metros de profundidad, son capaces de sustentar los aerogeneradores.

Desde que en 1991 naciera el primer parque eólico marino del mundo, el Vindeby Offshore Wind Farm, en Dinamarca, el sector ha tenido una completa transformación y se ha convertido en una de las grandes apuestas de la generación energética. De hecho, es una de las grandes apuestas de Iberdrola, que mantiene una cartera de más de diez GW en este segmento y cerca de tres GW en funcionamiento, en construcción o con contratos a largo plazo asegurados.

La mayor parte de este mercado se concentra en Europa, que acapara el 84% de la potencia eólica marina del mundo, aunque hasta 2022 se prevén grandes inversiones, además de en Reino Unido, Alemania y Francia, en Estados Unidos, donde ahora recalan Iberdrola y Windar de la mano.

 

Fuente: www.elcomercio.es