Política de cookies

Este sitio usa cookies para almacenar información necesaria.
Leer nuestra política
¿Aceptas nuestra política?

Asprometal

Imagen.

Cemex da marcha atrás y declina instalarse en El Musel dada la incertidumbre actual

Iba a ser el primer centro de operaciones de la multinacional en el sector norte español, una instalación referencia preparada para expedir unas 200 toneladas de cemento granel a la hora, pero el coronavirus y la incertidumbre en la que ha derivado para el sector empresarial han terminado por hundir la operación, una de las más importantes para El Musel en los últimos años. Cemex, el tercer mayor productor mundial de cemento, anunció ayer que da marcha atrás en sus intenciones de desembarcar en el puerto gijonés. La cementera abandona el proyecto después de que el pasado mes de diciembre la Autoridad Portuaria de Gijón diese luz verde a la construcción de las instalaciones y concediese 2.477,72 metros cuadrados en terrenos del muelle Olano.

La noticia ha caído como un jarro de agua fría en El Musel, necesitado de diversificar tráficos después de que el descenso del movimiento de carbón ya sea más que evidente y que en un futuro no muy lejano sea aún más agudizado debido a la política de descarbonización iniciada por el Gobierno central y que conlleva el cierre de muchas centrales térmicas. Además de sus operaciones diarias en el puerto, Cemex tenía previsto construir varios almacenes y una instalación de ensacado para agilizar sus movimientos, lo que hubiera convertido a la terminal gijonesa en un punto clave para el desarrollo de la compañía mexicana en España.

Por este motivo, la cementera, que venía a competir directamente en este mercado con la asturiana Tudela Veguín, había previsto una inversión estimada en un principio en más de cuatro millones de euros.

Más de la mitad de ese presupuesto estaba centrado en la construcción de una serie de edificios de ocho a quince alturas en cuya planta baja se localizarían también las oficinas de la multinacional. En este sentido, las obras que ya no serán tenían previsto un plazo de diez meses desde su inicio, el cual estaba pensado para los próximos meses.

Sin embargo, y cuando todo parecía ya encauzado para la llegada de la multinacional a Gijón, la pandemia ha supuesto la traba definitiva y la consiguiente anulación del proyecto.

Fuente: www.elcomercio.es