Política de cookies

Este sitio usa cookies para almacenar información necesaria.
Leer nuestra política
¿Aceptas nuestra política?

Asprometal

Imagen.

Un industrial metalúrgico negocia la compra de Emesa, en concurso de acreedores

Un empresario del sector metalúrgico estudia la posibilidad de comprar Emesa (Elaborados Metálicos SL) a Grupo Soil. Así lo ha confirmado al comité de empresa el administrador concursal, que desde finales del pasado noviembre trata de evitar el cierre de esta empresa con 85 trabajadores en Coirós. Los empleados, en ERTE desde febrero, ven a este inversor como su última tabla de salvación, para esquivar la liquidación y poder reactivar los trabajos de ingeniería, fabricación y montaje de soluciones en estructuras metálicas singulares que la compañía ha desarrollado en los últimos 62 años en la comarca coruñesa.

El posible comprador ha preferido mantener los contactos con Grupo Soil -que compró Emesa a Grupo Isolux en 2015- y la administración concursal dentro de la confidencialidad. No ha trascendido el nombre, pero sí su perfil y el comité de empresa ve con buenos ojos que se trate de un industrial metalúrgico. "Es un empresario del sector y parece que tiene bastante ilusión por coger esto", valora Óscar Iglesias, delegado de personal. La "esperanza" se mezcla con la incertidumbre de una oferta todavía sin concretar: "Aún no sabemos nada, no sabemos si quiere al cien por cien de la plantilla, si quiere a a la mitad? A ver si remonta todo esto", añade Iglesias.

La venta evitaría la temida liquidación contra la que la plantilla lleva peleando desde finales del año pasado, cuando se enteró de que la empresa había presentado concurso de acreedores en el Juzgado de lo Mercantil número 1 de A Coruña, el 26 de noviembre. Soil alegaba que Emesa arrastraba una deuda de 18 millones de euros, cantidad cuestionada por los trabajadores, que argumentan que la facturación fue de 50 millones entre 2015 y 2019.

 

Hasta ahora, los empleados han conseguido evitar el ERE (expediente de regulación de empleo) de extinción y permanecen en un ERTE (expediente de regulación temporal de empleo) previo al estado de alarma, desde el 18 de febrero, que se ha ido renovando progresivamente. La última prórroga venció la semana pasada y el comité espera que en los próximos días se haga efectiva una nueva ampliación de tres meses, hasta el 18 de noviembre. En este tiempo el comité espera que se produzcan avances en las negociaciones de cara a la compraventa y poder así volver a la actividad -la totalidad de la plantilla o al menos una parte-. El potencial comprador lleva ya un mes en contacto con la administración concursal, valorando las posibilidades del negocio y las deudas de las que tendría que hacerse cargo, entre la que están los atrasos de las nóminas de la plantilla (siete mensualidades pendientes de pago).

Sindicatos y grupos políticos han reclamado en el último año la continuidad de la actividad y el empleo en esta firma nacida en 1958, que recibió cuatro millones de euros de ayudas públicas desde que Soil se hizo con su propiedad, hace cinco años. El comité ha acusado al grupo de actuar como "un fondo buitre" y de llevar a cabo "un expolio" en Emesa.

Especializada en la ingeniería, fabricación y montaje de soluciones, el sello de Emesa está presente en reconocidas firmas e infraestructuras de A Coruña, España y el mundo, entre ellas la nueva planta de biomasa de Curtis-Teixeiro o la ampliación del puente de Rande. Sus estructuras también dan forma a la refinería coruñesa de Repsol, Estrella Galicia, la cubierta de carbones de la factoría de As Pontes, la Ciudad de las Artes de Valencia, la T4 de Barajas, la Torre Picasso de Madrid, el Hotel Ars de Barcelona, el puente Lusitana en Mérida, la Philarmonie de París, la zona cero de Nueva York, la Intermodal de Lieja, la Intermodal de Lisboa o la torre Turning Torso en Malmö (Suecia), uno de los edificios residenciales más altos de Europa.

Desde Calatrava a Moneo o Norman Foster, Emesa figura en la ejecución de las obras de prestigiosos arquitectos contemporáneos. Los trabajadores depositan ahora sus esperanzas en la operación de venta para abrir un nuevo capítulo en la historia de Emesa y que la firma siga forjando proyectos emblemáticos desde la comarca de A Coruña.

Fuente: www.laopinioncoruna.es