Política de cookies

Este sitio usa cookies para almacenar información necesaria.
Leer nuestra política
¿Aceptas nuestra política?

Asprometal

Imagen.

Barreras pone a la venta los restos de los dos cruceros fallidos de Havila

Hijos de J. Barreras necesita desprenderse de los bloques de acero que iban a dar vida a los dos cruceros fallidos de la armadora noruega Havila.

La naviera se llevó los dos proyectos al astillero turco Tersan, en donde tiene previsto celebrar el acto de puesta de quilla de ambas unidades en cuestión se semanas. No hay ya ninguna posibilidad de que los buques se construyan en Barreras, y las estructuras de acero que llevan meses oxidándose en las instalaciones de Vigo (alrededor de 1.500 toneladas) valoradas en 4 millones de euros, deben salir del astillero para dejar sitio a las nuevas construcciones del segmento de cruceros en las que trabaja la nueva dirección de la empresa, con Douglas Prothero, el presidente de The Ritz Carlton Yacht Collection al frente.

 

Puesta a flote

El propio Prothero explicó ayer en una reunión con los empresarios de la industria auxiliar, que existen posibilidades de que los bloques sean adquiridos de forma separada por dos armadores diferentes. Esta operación no conllevaría la construcción de los buques en Barreras, pero sí la puesta a flote de estas estructuras para poder llevarlas al astillero de destino, según explican fuentes asistentes a esta reunión.

 

La alternativa a estos contratos sería la venta del acero para desguace, una operación por la que, según cálculos del sector, el astillero podría recuperar alrededor de 300.000 euros

 

«Estamos trabajando en la actualidad con dos posibles contratos. Es posible que podamos llegar a construirlos, pues las conversaciones están bastante avanzadas», afirmó el nuevo dueño de Barreras, matizando a continuación que «esto ayudará no solo a encontrar una solución para estas estructuras que siguen en el astillero, sino que tendremos que trabajar en su construcción, posiblemente no en su totalidad, pero al menos para que puedan ponerse a flote, lo que generará carga de trabajo».

Mientras Barreras trata de rentabilizar los restos del doble proyecto frustrado, el litigio abierto entre Havila y el astillero por los 36,8 millones de euros que reclama la naviera en concepto de garantías de reembolso sigue su curso en la Corte de Londres.

La empresa gallega tiene a su favor el haberse anticipado a rescindir el contrato a Havila por falta de pago, pero la naviera asegura que el retraso que acumulaba el pedido, firmado en el 2018, hacía imposible el cumplimiento del contrato y su entrega en el 2020.

 

euda con las auxiliares

Por otra parte, Prothero informó ayer a los proveedores de la estrategia a seguir para saldar la deuda que el astillero aún mantiene con ellos, de algo más de 20 millones de euros.

 

Anunció la posibilidad de una solución, que tanto para Barreras como para los proveedores sería la mejor, «que sea global, en efectivo y en un solo pago que cubra la totalidad de la deuda del proveedor». Para poder lograrlo, el empresario americano aseguró que mantiene conversaciones con varias agencias y entidades. «Es una solución en la que estamos concentrando todos nuestros esfuerzos y que, creemos, es más idónea y factible para el pago de las deudas», sin dar más detalles al respecto.

 

Plan de pagos

Aclaró Prothero que, existe una alternativa, si esta solución no prospera. «En el caso de que no logremos consolidar esta solución, barajamos una segunda, consistente en diseñar un plan de pagos», aseguró. «Para nosotros esta segunda solución no es la que pretendemos, por eso creemos que vale la pena esperar un poco para seguir progresando en las conversaciones para la primera solución».

Prothero trató así de calmar a más de una treintena de empresas auxiliares que trabajan en la construcción del crucero Evrima. No es para menos, ya que las acreedoras están estudiando presentar una demanda de manera colectiva contra el astillero para reclamar el dinero.

 

Fuente: La Voz de Galicia